jueves, 14 de julio de 2011

Molí de vent

Y permanecer allí sentada con el pueblo bajo mis pies, no fue más que otra de esas noches en las que me siento agradecida de poder disfrutar de los placeres que me ofrece esta vida.
No siempre todo es bello, pero a veces la belleza rebosa por todos lados.

Andratx
julio,2011

1 comentario:

sindrome coleccionista dijo...

Me ha recordado a mis veranos en el pueblo. Tienes toda la razón en cuanto a la belleza